jueves, 9 de febrero de 2012

Happy Rizzi House, la casa más feliz del mundo



Si alguna vez alguien nos hablara de la casa más feliz del mundo, de una casa coloreada con infinitos tonos de color, llena de caras sonrientes y nos preguntara que dónde creemos que está, casi ninguno de nosotros pensaríamos en la fría Alemania, pero es así, un edificio más propio de Brasil, Portugal o cualquier país latino que se encuentra en Brunswick, casi en el centro del país germano.


James Rizzi, Nueva York 1950 - 2011
La idea de la Happy House Rizzi surgió en 1997 con una conversación entre  Jäschke Olaf, dueño de la galería aeschke en Brunswick y el artista Pop de Nueva York James Rizzi, sobre un edificio de 5 plantas que de por si fuera un monumento al arte moderno. Sólo seis meses después ya se había convertido en un plan viable y en 2001, el arquitecto Konrad Kloster y James Rizzi se unieron para construir sobre las ruinas de una antigua granja de un palacio ducal, lo que se convertiría en un punto de referencia en la ciudad y un homenaje de ladrillo y mortero al arte moderno, la casa más feliz del mundo.



Construida para niños y mayores, para disfrute de todo aquel al que le gusta el arte, ¿a quién no le gustaría un edificio así en su ciudad?, una casa diferente, alegre, que transmite optimismo y felicidad y un bello enlace entre las construcciones sajonas de siglos pasados y los modernos edificios de oficinas de la ciudad. Os va a encantar, de verdad, es una maravilla.















Iglesia de San Andrés vista des de la casa Rizzi




vía: decojournal.com





3 comentarios:

el sofà taronja dijo...

que guapa!!!!!!!!! que lujo poder ver este edificio cada dia al despertar... y adnate buenísimo!

Anónimo dijo...

Dentro de poco tengo que ir a Alemania, y gracias a ti ya sé algo que no me puedo perder!

byZulu Distorsión Urbana dijo...

Gracias a los dos, anónimo, manda fotos jejejeje
La verdad es que me enteré de la existencia de esta casa al saber de la muerte de James Rizzi, una pena.

Publicar un comentario en la entrada